09 mayo 2009

25 años después, un dúo de 20.000 almas



Foto: La República


Para los 20.000 que estuvieron fue inolvidable.

Jorge Yuliani

Inolvidable. Para Pepe y Braulio también. Difícil imaginar un reencuentro tan natural, tan fácil, como si no hubieran pasado 25 años, como si nunca hubieran dejado de tocar juntos. Es que, en realidad, nunca dejaron de hacerlo en nuestros discos, en nuestras radios, en nuestra memoria, en nuestra alma olimareña. Y allí estaban, casi iguales. Como aquella noche garuosa del regreso. Y allí estábamos todos. Los 20.000 y el resto de los 3 millones. Certificando que todo aquello era verdad. Que lo que queríamos se produjo. Que se juntaran por última vez. Por lo que fuera. Con todos nosotros. Y fuimos serenamente felices.

"De todas partes...."

Si ver a los veteranos conmovía, ver cientos de jovencitos, medio conscientes que estaban asistiendo a una noche histórica, nos llenó de orgullo a los demás. Dos horas antes, miles ya estaban presentes, guardando lugar, afirmados en sus mates, atesorando cada detalle de una noche mágica.

Foto: Efe


37 hermosas canciones

De entrada subió el Serrano Abella y leyó una carta de Ruben Lena. El maestro de todos ellos. Y de todos nosotros. Luego arrancó el dúo como potrillos briosos: Del templao, Nuestra razón, Nuestro camino, La ariscona, Vivian, Rumbo, Adiós a Salto, Sembrador de abecedario, Isla Patrulla, Las dos querencias, El Matrero, Pobre Joaquín, Quiero a la sombra de un ala, El dinero, Por donde se fueron ellos, No te olvides, y aquí se vivió uno de los momentos más emotivos de la noche, cuando subió Yanina Guerra, la hija del Pepe a cantar juntos esa canción que él le compuso para ella.

Fue hermosísimo. Luego siguieron con Este es mi pueblo, Nostalgias Olimareñas, Simón Bolívar, Un estandarte de luz, donde subió el maestro Jorge Risi a tocar con ellos, Ta¨llorando. Aquí sube la batería de murgas de La Tríada, con quienes compartieron varias canciones del disco Todo detrás de Momo. Esas canciones fueron: La Yarará, El campo grande, el gran remate, Los grandes caballos y Noche-noche. Luego vino Milonga del Fusilado, Los orientales, Cielo del 69, Angelitos Negros, Orejano. Fue impresionante. Allí terminó, pero de jugando. Porque todos sabían que tenían que venir varios bises. Y vinieron: De Cojinillo, Candombe mulato, Los 2 gallos, Hasta Siempre, Paco Bilbao, A Don José. Y nadie se quería ir. Y si no fuera porque hoy tienen que repetir este penal al corazón, hubieran seguido de largo.

Foto: Efe


Sonido y luces impecables

Un escenario enorme, tres pantallas gigantes, notable las luces, impecable el sonido. No faltó nada para que la gente disfrutara a pata ancha. Cada una de esas canciones que nosotros cometimos la irreverencia de nombrar una tras otra, fueron momentos de gran emotividad y alegría, removiendo para cada uno de los presentes, pedazos de vida que están metidos muy dentro nuestro. Como personas y como pueblo. Por eso, lo de anoche, más que un recital fue el acto de una nación que ama su vida y lo celebra cantando.

Hoy será la segunda despedida. Y de nuevo habrá 20.000 almas atesorando cada instante de una noche histórica.

Salud Pepe y Braulio, estarán por siempre en nuestros corazones.

Fuente: La República






1 graffiti:

el Gato Negro

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro